¿Se degrada la calidad en el reciclaje de chatarra metálica?

En marzo de 2018, Clare Broadbent, Directora de Sustentabilidad de Productos en The World Steel Association, comentó en uno de sus artículos que le sorprendía lo poco que las personas saben sobre el reciclaje de chatarra metálica. Con la mejor intención de hacerle justicia a su comentario decidimos exponer un par de temas que probablemente quienes pertenecen a la comunidad de la industria del acero ya conocen, sin embargo, confiamos en que serán de utilidad para quienes apenas comienzan a involucrarse en este entorno.

¿Por qué la chatarra metálica es #1 del reciclaje?

La chatarra metálica es el material más fácil de reciclar del mundo porque es magnética y puede separarse con facilidad del resto de los materiales, por esta misma propiedad magnética, es más fácil de extraer para la trituradora. Gracias a esto existe un mercado bien establecido para la chatarra metálica.

Upcycling, Recycling y Downcycling ¿Cuál es la diferencia?

Hay bastante confusión sobre los diferentes términos relacionados con el reciclaje, además de la palabra reciclaje en sí, por lo que buscaremos definir cada uno para identificar en dónde se ubica el proceso de reciclaje de chatarra metálica. Para poder tener una mejor apreciación de los términos originales, los mantendremos en el idioma inglés.

Upcycling: Convierte un material en algo de mayor valor de lo que era originalmente.

Por ejemplo, los retazos de tela que sobraron de la producción de un lote de ropa y son transformados en una bolsa nueva de alta calidad. La tela, ahora en forma de bolsa, es más valiosa y útil que el mismo material en su forma anterior como retazos.

Recycling: Convierte un material en algo de aproximadamente el mismo valor que tenía originalmente.

En este caso, imaginen esos mismos retazos de tela que mencionamos anteriormente, pero ahora se procesaría la tela hasta convertirla de nuevo en hilos, que después se utilizarán para crear nuevos rollos de tela.

Con esto queremos hacer conciencia de cómo el proceso de reciclaje reduce un producto a los materiales que lo componen para producir algo nuevo a partir del material. Es decir, se vuelve a colocar un material en el mismo ciclo de vida; por lo tanto, el verdadero reciclaje procesa el material nuevamente en el mismo producto

Downcycling: Convierte un material en algo de menos valor de lo que era originalmente.

Siguiendo el ejemplo de los retazos de tela, la creación de trapos de limpieza a partir de aquellos retazos que no se pueden reciclar bien y por lo tanto se degrada su calidad final.

Y la pregunta es ¿Se degrada el acero al ser reciclado?.
La respuesta depende de la calidad de la materia prima y los procesos de fusión que se utilicen. La chatarra metálica está compuesta de materiales que se reciclan bien, ya que se pueden reciclar muchas veces y el material resultante seguirá siendo de la misma calidad. Sin embargo, de manera realista, una parte significativa del reciclaje es en realidad un ciclo descendente, ya que ciertos materiales dan como resultado un material de menor calidad cuando no se reciclan manteniendo un proceso de calidad, lo cual resulta ser poco probable en la mayoría de los casos.

A pesar de que algunas formas de reciclaje retienen más valor del material que otras, al final del día todos los tipos de reciclaje ayudan a prolongar la vida útil del material de una forma u otra, lo que resulta en una cantidad reducida de materias primas vírgenes procesadas.

Dado que reciclar acero es beneficioso para el medio ambiente (por ejemplo, cada tonelada de chatarra reciclada ahorra 1.5 toneladas de CO2, 1.4 toneladas de mineral de hierro y 740 kg de carbón), existe un mercado bien establecido que ha existido durante muchas décadas para comprar chatarra metálica. Se estima que actualmente reciclamos más del 85% de todos los productos de acero que llegan al final de su vida útil.

El reciclaje de chatarra metálica utiliza alrededor de un tercio de la energía que se necesita para fabricar acero a partir de materias primas vírgenes. Como ya lo mencionamos en otro de nuestros artículos: Predicciones para el mercado global de reciclaje de chatarra metálica, el mercado mundial de chatarra metálica está generando 629.4 millones de toneladas métricas para este año, podríamos reciclar aún más acero, pero debido a su larga vida útil, el acero a menudo permanece en los productos durante muchos años, por lo que tenemos que esperar a que lleguen al final de su vida útil antes de que podamos recuperar el acero para reciclarlo en nuevos productos.

Entonces, ¿qué tiene que pasar? Necesitamos usar la chatarra metálica de manera más eficiente, existen en el mercado soluciones que permiten aprovechar al máximo la eficiencia de los hornos de arco eléctrico para garantizar que cada proceso de reciclaje produzca materiales de la misma calidad que en su vida útil anterior. Seguir este enfoque demuestra que el acero es el material clave para la economía circular, lo que permite que la sociedad sea más sostenible.

¿Cómo puede SCRAPYARD® hacer sus procesos más eficientes?

A través del módulo de Medición de volumen y densidad de la chatarra, SCRAPYARD® le permite incorporar el factor de densidad de chatarra como una variable en el modelo para calcular el pago a sus proveedores y cumpla su objetivo de “cargas certificadas” del horno aprovechando los altos niveles de optimización. La información obtenida de le permite clasificar a sus proveedores en una tabla de posiciones y organizar su patio de chatarra metálica de acuerdo a densidades.

Genere estos impactos junto con SCRAPYARD®, la única solución integral en el mercado para la gestión y clasificación de la chatarra metálica.

 

Referencias: 

https://community.materialtrader.com/upcycling-recycling-and-downcycling-whats-the-difference/ 

https://worldsteel.org/media-centre/blog/2018/steel-surprising-recycling-champion/