Control Automático de Espesor de Laminador en Frío
CASO DE ÉXITO – SOLUCIONES IT

EL PROBLEMA

El AGC (Automatic Gauge Control) es un Sistema de control multivariable, que tiene como objetivo regular el espesor de la chapa en la salida de un Laminador en frío. Nuestro cliente tenía instalado un AGC basado en una computadora de proceso Hewlett-Packard HP1000 de los años 80, y los algoritmos de control programados en Fortran 77.
Por obsolescencia tecnológica y fin de soporte por parte del proveedor, se requirió hacer una reingeniería del AGC reemplazando completamente el sistema existente por uno nuevo basado en las tecnologías vigentes al momento de su realización.

LA SOLUCIÓN

La solución diseñada por Tecnoap se centró en una arquitectura de hardware escalable, basada en un Controlador VXI con procesadores Intel y Sistema Operativo Lynx, un Unix de Tiempo Real compatible con Posix. Las tareas de tiempo real que ejecutaban los algoritmos de control, se ejecutaban temporizadas cada 2 milisegundos.
Para la programación de los algoritmos de control, se desarrolló un entorno visual para la edición de los diagramas en bloques funcionales. El entorno contenía un generador de código en C++, que generaba el código correspondiente para la ejecución de los diagramas en bloques. Dicho código era compilado automáticamente y bajado al controlador para su ejecución, siendo todo este proceso transparente al usuario programador.
En cuanto a los algoritmos de control, se migraron de Fortran 77 a diagrama en bloques, previa reingeniería de los mismos. El proceso fue tedioso y complejo, signado por la falta de documentación y plagado de vicios de programación y malas prácticas, lo que hacía difuso el entendimiento y comprensión de su funcionamiento.
Finalmente, gracias a la intervención de experimentados ingenieros en el campo de control, programación y sistemas de tiempo real, se logró la completa migración y reingeniería de los mismos.

LOS RESULTADOS

El AGC fue instalado y puesto en operaciones en 30 días, sin parar la producción y sin romper una sola bobina de chapa. Continuó funcionando durante los próximos diez años, hasta que fue nuevamente reemplazado por obsolescencia tecnológica por PLC’s de alta velocidad.
El Laminador en frío logró una productividad neta de 200 Tons por hora, una eficiencia neta del 102% y una desviación de espesor no mayor al 1% a una velocidad de salida de 1200 metros por minuto.
Con la implementación de esta solución, se logró establecer el nivel de control deseado, impactando de manera positiva en la disminución de los tiempos para la identificación de los productos en los almacenes, así como una importante mejora en la trazabilidad del movimiento y distribución de los productos hasta su entrega al cliente final.