La importancia de conocer la química de materiales ingresados

El acero es un material permanente que se puede reciclar infinitamente y la forma en que se recolecta y clasifica, no tiene impacto en su propiedades inherentes. Sin embargo, estos procesos tienen un impacto en la calidad y cantidad de acero, no solo al momento de ser clasificada, sino también al procesarla para crear un nuevo producto.

La mejor calidad se logra a través de un escenario de recolección, su separación y reciclaje de flujo único. En este escenario y bajo un proceso de separación inadecuado podrían encontrarse otros materiales (ferrosos y no ferrosos) en el lote de chatarra.

Debido a sus propiedades magnéticas, la chatarra metálica se puede separar fácilmente de otros materiales utilizando uno o varios imanes en el proceso de clasificación. Sin embargo, esto no garantiza que cada lote no contenga impurezas de todo tipo.

De hecho, la cantidad de otros materiales en un lote de chatarra metálica no solo está relacionada con la fuente de recolección, sino también con las técnicas de clasificación aplicadas. Dependiendo de los escenarios, el material podría estar contaminado por otros diferentes tipos elementos no ferrosos e incluso ferrosos pero peligrosos al introducirlos a los hornos.

Cabe destacar que cuanto más complejo sea el flujo de recolección, más intensa deberá ser la clasificación, ya que la calidad dependerá de la precisión de esta última. En cada etapa, se requerirá una clasificación adicional sin olvidar implementar puntos de control de calidad en el proceso.

La química de los materiales es muy importante


En su artículo “Por qué los recicladores de chatarra necesitan conocer sus aceros”, el doctor Jonathan Margalit argumenta que los depósitos de chatarra deben asegurarse de que su inventario se identifique con precisión y se clasifique de manera adecuada, pues sus clientes buscarán que el metal se identifique con la mayor precisión pues la calidad y costos asociados en sus procesos de fabricación dependen de ello.

Los depósitos de chatarra utilizan analizadores XRF para identificar los diversos elementos contenidos en los metales y luego clasificarlos y clasificarlos adecuadamente. Estos analizadores pueden ayudar a determinar la composición del metal, descubrir “elementos trampa” (como el cobre, el níquel y el estaño) e identificar positivamente numerosas aleaciones en los puntos de transferencia de material para ayudar a garantizar la calidad del producto.

Un depósito de chatarra debe incluir en sus operaciones la inspección de todos los metales que ingresan a patios y fosas y validarlos contra documentación, controles de calidad y el análisis final antes de que los materiales salgan de sus instalaciones. Además, se debe determinar la composición química exacta de la chatarra, incluida la existencia de elementos contaminantes o peligrosos para garantizar la calidad, la seguridad y el cumplimiento normativo. Mientras mayor sea la integridad de la chatarra que recibe el cliente mayor será la reputación del proveedor.

Implemente un modelo predictivo para clasificar por perfil químico


SCRAPYARD® le permite integrar la química de los materiales para certificar la chatarra recibida, para después realizar análisis basados en Inteligencia Artificial para clasificarla por perfil químico, tipo de chatarra, proveedores, etc. Esto le permitirá aprender de su proceso, optimizar la carga de la cesta y calificar la calidad de sus proveedores.

Como mencionamos al inicio de este artículo, la tecnología es un aliado confiable al momento de clasificar con calidad los materiales reciclados que ingresan a los procesos de producción. SCRAPYARD® cuenta con módulos diseñados específicamente para garantizar la seguridad, calidad y eficiencia de los procesos de reciclaje de chatarra metálica.

Elimine riesgos de discrepancias al reducir la interacción de los operadores con los resultados de las etapas de gestión y clasificación de chatarra metálica. SCRAPYARD® le brinda un proceso automático para registrar datos en el sistema sin manipular información, entregando registros, imágenes y videos de la chatarra que acaba de entrar a la planta.

Genere estos impactos junto con SCRAPYARD®, la única solución integral en el mercado para la gestión y clasificación de la chatarra metálica.

Referencias:

https://www.apeal.org/wp-content/uploads/2022/01/APEAL-why-steel-recyles-forever-January-2022.pdf

https://www.thermofisher.com/blog/metals/why-scrap-metal-recyclers-need-to-know-their-steels/