La frustración del mercado de la chatarra metálica

A inicios de 2022, tuve la oportunidad de leer un artículo publicado por Virginia Buechel, Directora de Marketing de Rockaway Recycling, donde mencionaba las principales frustraciones con las que se topaba un comprador de chatarra. Me pareció interesante la forma en que dio prioridad a la falta de claridad en los procesos, pues este factor es decisivo al momento de buscar una mejora continua o simplemente estar bajo un proceso de auditoría.

La falta de claridad es lo más frustrante

De la lista compartida por Buechel, la que ocupa el primer lugar de las principales frustraciones en el mercado de chatarra metálica es la falta de claridad sobre su clasificación. Lo más preocupante es que esta frustración puede ser experimentada tanto por el comprador como por el vendedor de chatarra. Un ingreso de chatarra metálica mal identificada puede convertirse en un problema muy desafiante, pues tiene un impacto directo en la integridad del proceso y la calidad del producto final.


El primer paso para clasificar adecuadamente es considerar que el suministro de esta chatarra no está limpio cuando ingresa al patio de los fabricantes, regularmente estos metales y aleaciones se mezclan con otros materiales en los camiones de recolección. Los automóviles constituyen la principal fuente de chatarra de acero. A esta gran oferta le sigue la compra del acero estructural de la construcción, los electrodomésticos, las barras de refuerzo y los embalajes de acero.

Clasificar estos materiales no es una tarea simple, no es algo que se pueda ordenar por colores y formas; muchas empresas de clasificación y gestión de chatarra metálica tienen dificultades para diferenciar entre varios metales. Sin embargo, la chatarra metálica puede ser clasificada apropiadamente desde su ingreso, siempre y cuando se cuente con la infraestructura necesaria para implementar soluciones de tecnología que permitan obtener información segura sobre materiales, volumen y densidad, entre otros.

Dando claridad desde el proceso de ingreso

Entonces, con tantos materiales ingresando por procesos manuales y falta de integridad en la información ¿cómo puede asegurarse de que está pagando el precio correcto por el material que usted solicitó? ¿Puede certificar que lo que está vendiendo a los fabricantes está identificado con precisión? ¿Puede hacer esto en tiempo real?

Seguramente estas preguntas dan lugar a esa frustración, tanto en compradores como en vendedores de chatarra para los procesos de reciclaje de los fabricantes.

Algo que se ha implementado para garantizar la integridad del material ingresado son los analizadores XRF portátiles, que permiten una identificación precisa y confiable del material. Al ser escaneados, cada uno de los elementos presentes en una muestra produce una huella digital que es única para ese elemento específico, por lo que la espectroscopia XRF es excelente para el análisis cualitativo y cuantitativo de la composición del material.

¿Y si esto estuviera conectado con sus sistemas de forma automática? Sin duda el desafío se vuelve mayor al momento de buscar integrar plataformas que le permitan centralizar toda la información y contar con un proceso íntegro al momento de una auditoría. SCRAPYARD le permite graficar cada ingreso de chatarra de forma inmediata, obteniendo valores de medición de volumen, densidad y clasificación automática, entre otros. Evite los costos que podrían surgir si los compradores rechazan o rebajan la entrega de producto terminado en sus almacenes. Agende una demo hoy mismo con uno de nuestros expertos.

 

Referencias:

https://iscrapapp.com/blog/top-7-frustrations-with-scrap-yards/ 

https://elvatech.com/es/aplicaciones/clasificacion-de-la-chatarra/

Scrapyard